Menos emprendimiento. Más innovación tecnológica.

Escrito por Alex Torrenegra, tomado de http://www.dinero.com/emprendimiento/articulo/menos-emprendimiento-mas-innovacion-tecnologica-por-alex-torrenegra/225107.

Nuestra economía todavía depende de la explotación de nuestros recursos naturales. Esto debe cambiar. Colombia solo mejorará su estatus en la escena mundial si podemos pasar a ser una economía que depende de lo que su gente tiene en la cabeza en vez de depender de lo que hay debajo de sus zapatos. Debemos convertirnos en una economía de servicios. Para conseguirlo, es necesario innovar y hacerlo a escala global.

Como la mayoría de los niños colombianos, crecí como consumidor. Me enseñaron que las cosas hechas en el país eran de mala calidad y que lo bueno venía del exterior. Durante años, vi gente a mi alrededor consumiendo marcas extranjeras todos los días: películas, autos, ropa, electrodomésticos, alimentos, música. Desafortunadamente, no aprendí cómo crear cosas para que otros las consumieran. Y con razón. ¿Para qué molestarse en crear algo en Colombia cuando en el exterior lo hacen mejor? Romper ese paradigma no fue fácil. Me tomó varios años darme cuenta de que podía ser innovador y muchos más para llegar a innovar realmente en algo.

Afortunadamente, los jóvenes de hoy tienen más de donde sacar inspiración. El gobierno está invirtiendo bastante en promover el espíritu emprendedor en el área de la tecnología. Sin embargo, se centra más en el espíritu emprendedor y no lo suficiente en el aspecto tecnológico. Esto es un problema, no solo porque Colombia tiene ya un gran espíritu emprendedor, sino porque a las economías más emprendedoras del mundo no les está yendo tan bien. Uganda es el país más emprendedor del mundo, con un 28,1% de empresarios entre su población. Lo siguen Tailandia, con 16,7%, y Brasil, con 13,8%. Cuando hablamos de tecnología e innovación, el espíritu emprendedor por sí solo no es suficiente. Necesita algo más. El emprendimiento es un medio, no un fin. La innovación en tecnología debe venir primero. El espíritu emprendedor permite maximizar el impacto de la innovación en tecnología. Me hice empresario a los catorce años, no porque deseara ser empresario, sino porque quería una computadora. Quería tener acceso a la tecnología. El espíritu emprendedor, para mí, era un medio para alcanzar un fin. Desde entonces, cada peso que he ganado lo he reinvertido en tecnología. Thomas Alva Edison dijo alguna vez: “mi propósito principal en la vida es ganar suficiente dinero para crear cada vez más invenciones”. El éxito empresarial y económico de Silicon Valley, Corea del Sur e Israel comenzó con una educación centrada en la tecnología y la innovación. Pero ese es un plan a largo plazo. Silicon Valley comenzó en 1938, el Milagro en el río Han lo hizo en 1960 y la Startup Nation empezó con Technion en 1912.

Convertirse en una economía basada en los recursos intelectuales de su población, si bien no es imposible, tampoco será fácil. Estos son algunos de los primeros pasos que debemos dar:

Primero, pensemos en términos globales. La innovación centrada en las particularidades locales rara vez puede llevarse a otros lugares del planeta. Las manifestaciones más reconocidas de la tecnología, ya sean aplicaciones, equipos de hardware, transportes, etc., son iguales en todo el mundo. Las innovaciones con un enfoque local se ven condenadas generalmente a perder la carrera contra aquellas que tienen un alcance global. Piensen en Despegar.com, una empresa dedicada al mercado latinoamericano, en comparación con Booking.com, abierta al mercado mundial. Algo similar ocurre entre Uber y los servicios de taxi convencionales. La economía de escala tiene mucho que ver: El trabajo de un ingeniero que desarrolla una aplicación para taxis local afectará, máximo, a 50 millones de colombianos. El trabajo de un ingeniero que trabaja para Uber afectará a más de mil millones de personas. La innovación local puede llegar a funcionar, como es el caso de Viva Real, una compañía en la que invertimos. Pero no es así la mayoría de las veces. Afortunadamente, esto está cambiando. Hay compañías como Torre y Senseta que están creando tecnología con un enfoque global desde Colombia. No hay excusa para no pensar en una escala global. De hecho, hoy es más fácil que un colombiano funde una compañía y comience a recibir pagos con tarjeta de crédito desde fuera de Colombia que desde adentro. ¡Casi diez veces más fácil y cien veces más rápido! Debemos dejar de limitar nuestros sueños a las fronteras imaginarias que los próceres de nuestras naciones fijaron durante los últimos 200 años.

En segundo lugar, aprovechemos los fracasos. Hay que cometer muchos errores para lograr hacer algo bien. La innovación en general es similar a la investigación científica en un laboratorio: hay que experimentar con centenares de combinaciones químicas antes de conseguir una innovación que tenga potencial para su aplicación. Es necesario repetir el ciclo una y otra vez hasta encontrar la que funciona. La innovación depende de la capacidad de cometer errores y aprender de ellos sistemáticamente. Nuestra cultura desprecia el fracaso, mientras que otras lo respetan. Debemos recordar que por cada compañía exitosa que entra en el mercado colombiano, ya sea Uber, Toyota o Coca-Cola, ha habido centenares de otras que lo han intentado y han fallado. Como consumidores en Colombia, solamente vemos los éxitos. La innovación no es fácil.

Por último, dejemos de culpar a los demás. Dejemos de culpar al gobierno. La economía global en la que vivimos hoy nos permite hacer negocios desde donde sea y con quien sea. Si no estás de acuerdo con las políticas de tu gobierno, haz negocios desde otra parte. Entre menos se involucre el gobierno, mejor. Luego, dejemos de culpar a las universidades. Las universidades forman profesionales para suplir la demanda de las empresas locales. Además, la mejor educación se encuentra actualmente en Internet. ¿Deseas aprender del principal experto en un tema particular? Búscalo en Internet. Allí encontrarás todo lo que necesitas saber. Puedes incluso encontrar algunos expertos dispuestos a servirte de mentores.

¿Sabes a quién hay que culpar? A cada. Uno. De. Nosotros. Punto. No creemos ser lo suficientemente buenos, pero lo somos. No hay que ser un genio, solo hay que tener una inteligencia un tanto por encima del promedio. ¿Y, adivina qué? el 50% de los seres humanos está por encima del promedio. El mundo está a tu alcance. Deja de consumir. Empieza a crear. Piensa en grande. Conviértete en una eminencia en algo. Deja de sentirte como un ciudadano de segunda clase en el mundo. Puedes creer que lo que hagas cambiará la historia, o no. Creas lo que creas, terminarás por darte la razón.

Diez consejos para crear su propio negocio

1. Identifique la necesidad. Los servicios o productos ganadores siempre parten de una necesidad. Antes de pensar en qué línea de negocio se puede ubicar, vale la pena revisar qué falta en el mercado por cubrir.

2. Estudie el mercado. Conocer el mercado ayudará al emprendedor a brindar un producto mucho mejor terminado y más específico en cuanto a la satisfacción de la necesidad de los clientes. Pero sobre todo, le ayudará a pensar en un valor agregado que se convierta en diferenciador.

3. Tome riesgos. Todo proyecto es riesgoso por el simple hecho de existir la posibilidad de perder o de ganar dinero. Atrévase a romper con las estructuras. No tenga miedo de dejar atrás los modelos de negocios ya establecidos, anímese a innovar.

4. No tema al fracaso. Muchos educadores se enfocan en las habilidades y suelen castigar a los jóvenes cuando comenten errores. El miedo a equivocarse hace que las personas limiten sus procesos creativos. Muchos productos exitosos están en el mercado como resultado de un error. ¡Debemos aprender actuando!

5. Revise y lleve control de las cifras. La empresa que perdura lleva un control riguroso de las cifras, de los costos, de las inversiones, de los inventarios y de todos sus estados financieros, que le permite tomar decisiones oportunas y convenientes.

6. Cree redes (networking): El networking es el arte de establecer y saber mantener relaciones, generar confianza, amigos y referidos. Sólo con esto el éxito está asegurado. Esta es la herramienta más efectiva para incrementar nuestros negocios y conseguir cualquier objetivo que se proponga.

7. Busque un mentor. Es importante entrar en contacto con personas que hayan logrado lo que usted desea, o bien estudiar casos de empresarios exitosos.

8. Actualice su conocimiento. El conocimiento da poder y siempre le permite a un emprendedor actuar de manera pronta y eficaz. Por eso, nunca debe dejar el conocimiento de lado, siempre debemos estar actualizando lo que sabemos.

9. Aplique las nuevas tecnologías. El mundo globalizado exige que las empresas permanezcan conectadas con clientes, proveedores, competidores, financiadores y otros actores del mercado, es indispensable el uso de las nuevas tecnologías.

10. Prepárese para los momentos difíciles. Los éxitos tempranos no deben ser una excusa para pensar que ya todo está hecho ni pensar que siempre será así. Se debe estar preparado para los momentos de crisis.

Tomado de: http://www.elespectador.com/noticias/economia/diez-consejos-crear-su-propio-negocio-articulo-474297.

Colombia apuesta en serio por las ‘apps’: Hay recursos públicos y privados pero falta talento. Conozca quiénes pueden acompañar una buena idea

Apenas un año después de que el Ministerio de las TIC recibiera el premio a las mejores políticas públicas en telecomunicaciones en el Congreso Mundial Móvil, de Barcelona, un grupo de desarrolladores colombianos, de la empresa Efecto Studios, fue noticia en ese evento, gracias al juego Grabbity, elegido como el preferido del público en los Mobile Premier Awards.

Fue precisamente durante el Congreso del 2012 cuando el Ministro de las TIC, Diego Molano Vega, aseguró que Colombia se convertirá “en la capital regional de las aplicaciones” y anunció una partida de 30.000 millones de pesos destinados a capacitar y acompañar a las personas interesadas en incursionar en la industria del desarrollo de apps para dispositivos móviles y fijos.

Cuatro meses después del anuncio, en junio, durante el Campus Party de Bogotá, el Gobierno lanzó oficialmente la iniciativa Apps.co, destinada a consolidar el desarrollo de la industria de las aplicaciones en el país. Apps.co, que ofrece cuatro opciones para ingresar al negocio de las aplicaciones (ver recuadro), ya tiene 20.000 personas en su primera etapa pedagógica, llamada Bootcamps; y de hecho, el 12 de febrero produjo resultados concretos al presentar nueve aplicaciones que buscan la validación del mercado e inversionistas interesados en hacer parte de ellas, dijo Claudia Obando, su directora.

Algunas de esas aplicaciones son: Parkiando, para encontrar estacionamiento; Alestrageo, administrador logístico para tiendas de barrio, y AVA, administra la vigencia de los papeles de los vehículos. “La meta es tener 100 empresas (dedicadas exclusivamente al desarrollo de aplicaciones). Dirán que son pocas, pero es la misma cifra de Silicon Valley”, aseguró Molano Vega la semana pasada. El Mintic, a 2013, no tiene una cifra de las empresas dedicadas exclusivamente al desarrollo de apps , pero en el 2011 calculó 92 que tenían el desarrollo de aplicaciones entre sus áreas de negocio.

El año pasado, el sector de contenidos digitales (no solo aplicaciones) reportó a Proexport 19 millones de dólares en exportaciones, un aumento significativo respecto al 2011, cuando la cifra llegó a 7 millones de dólares.

Aún no existen datos sobre la industria de las apps . Otras apuestas La iniciativa no es exclusivamente pública, también hay otros proyectos como Wayra, de Telefónica, y Ruta N, de la alcaldía de Medellín, EPM y UNE, que si bien están dedicados a la innovación en los campos tecnológico y de Tecnologías de la Información (TI), apoyan la generación de negocios dedicados al mundo digital de las apps .

De hecho, hace tres semanas se realizó el Wayra DemoDay, una rueda de negocios en la que presentaron los ocho proyectos tecnológicos más prometedores de sus ‘apadrinados’, a inversionistas extranjeros de la talla de 500 Startups, ampliamente conocido en el mundo tecnológico.

Aún no se conoce el monto de los negocios acordados, sin embargo, durante la primera versión del Wayra DemoDay los inversionistas colombianos aportaron a los distintos proyectos más de dos millones de dólares, aseguró Carlos Castañeda, director de Wayra Colombia.

Falta preparación Los polos de desarrollo de aplicaciones en Colombia se ubican geográficamente en el siguiente orden: el 50 por ciento se concentra en Bogotá y le siguen Medellín, Bucaramanga, Cali y Barranquilla.

Claudia Obando explicó que uno de los puntos flacos en las regiones es la falta de un segundo idioma y habilidades técnicas de las personas. En efecto, la industria de las aplicaciones en el país experimenta un obstáculo imprevisto: faltan proyectos y personas capacitadas. Por ejemplo, están disponibles los recursos de las regalías destinados para la Locomotora de la Innovación: nada menos que un billón de pesos anual.

Según el Ministro, en este momento cuentan con los dedos de las manos los proyectos presentados en todos los departamentos del país para acceder a ese capital, el cual puede ser aprovechado también por los desarrolladores.

Con el capital disponible, el reto es actualizar los programas académicos y mantenerlos al día con el dinámico sector tecnológico. Así lo está haciendo Ruta N en Medellín, que mantiene un diálogo constante con la academia para satisfacer la creciente demanda de recurso humano capacitado en las TIC.

Las opciones de Apps.co

Son cuatro maneras de vincularse:

  1. Bootcamps
    Son cursos básicos en programación, mediante cursos virtuales y gratuitos.
  2. Ideación
    Es donde se valida la viabilidad de la ‘apps’ en el mercado. Aceleración: para empresas con un año de constitución. Se trabaja el modelo de negocio.
  3. Aceleración
    Apoyo al crecimiento de empresas cuyas ideas de negocio ya sean viables.
  4. Consolidación
    Sirve para que en 14 semanas las empresas adquieran clientes, ajusten su modelo de negocio, consoliden su empresa y se vuelvan sostenibles.

Tomado de http://www.eltiempo.com/tecnologia/actualidad/ARTICULO-WEB-NEW_NOTA_INTERIOR-12674390.html.